La bridgmanita es el mineral que más abunda en nuestro planeta, suponiendo alrededor de un 38% del volumen de esta roca mojada.Y, aun así, nadie lo ha podido tocar jamás. Hasta tal punto es esquivo que hasta ahora ni siquiera contaba con un nombre oficial. Por fin lo tiene, gracias a un estudio publicado en la revista Science en el que se presenta la bridgmanita, mineral nombrado en honor del estadounidense Percy Williams Bridgman(1882-1961), Nobel en 1946 por sus investigación en física a alta presión.

El motivo de que la bridgmanita hasta ahora no contara con un nombre oficial es que el organismo que se encarga de aprobar los nombres de los minerales, la Asociación Mineralógica Internacional solicita que, para añadir un nuevo miembro en la familia se caracterice en detalle un espécimen hallado en la naturaleza. Y el motivo de que esto no haya podido hacerse antes con la bridgmanita es que este mineral no se halla precisamente al alcance de la mano: solo se encuentra en el manto inferior de la Tierra, entre 650 y 2.600 kilómetros por debajo de nuestros pies. Como es fácil imaginar, no es fácil que materiales situados a esta profundidad lleguen hasta nosotros, con la excepción de los diamantes. Pero ya se sabe: un diamante es para siempre. La bridgmanita, no. Y al pasar de las descomunales presiones del manto interno a la atmosférica de la superficie, su estructura se pierde.

Fuente: 20minutos

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)